martes, 28 de junio de 2022

Respuesta a los ataques a los movimientos sociales y a los beneficiarios de planes sociales. Por Horacio Micucci

Respuesta a los ataques a los movimientos sociales y a los beneficiarios de planes sociales

Por Horacio Micucci

 

1.- EN EL GASTO SOCIAL, JUBILACIONES, ETC. NO ESTÁ EL PROBLEMA DE ARGENTINA.

¿Por qué no se compara el Gasto social con la renta de latifundistas extranjeros como Benetton (un millón de hectáreas) o socios de ellos? ¿La renta de los latifundistas representa un tercio de lo que pagamos los productos en el mercado? ¿Es comparable a lo que alguien recibe por ayuda social? 

“¡En Argentina el grano no se pesa!” dijo un ex Presidente de la FAA. El caso Vicentín lo demuestra.

Investigan una maniobra de Bunge para eludir el pago de USD 100 millones de impuestos.

Los datos del petróleo y gas son a declaración jurada de los monopolios petroleros. El ESTADO NO TIENE CONTROL NI DE PRODUCCIÓN NI DE COSTOS DE LA ENERGÍA Y LUEGO SE HABLA DE AUMENTAR LAS TARIFAS.

La industria del calzado es competitiva pero no puede hacerlo porque su principal insumo, el cuero ¡en Argentina!, tiene precio internacional.

 

2.- ASPECTO RELACIONADO CON LOS TRABAJOS QUE HACEN LOS SUBSIDIADOS.

¿Los subsidiados no quieren trabajar? Usan el argumento de ajuste que pretende demostrar que en Argentina no trabaja el que no quiere, contradiciendo cifras del INDEC y del OBSERVATORIO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA UCA.

No son los desocupados los que deben desarrollar un plan para crear puestos de trabajo.

No obstante, los movimientos sociales realizan trabajos de cloacas e infraestructura en barrios populares (el último censo de barrios populares demuestra que hay 4.200 barrios populares y unas 3 millones de personas habitándolos, equivalente a las poblaciones totales de provincias como Córdoba o Santa Fe). Realizan planes de construcción de vivienda, tareas de mejoramiento en barrios populares. Si se considerara, podrían realizar tareas de producción en empresas del estado que ocupen con empleo de calidad y derechos a los desocupados. Se podrían establecer Planes que incluyan trabajos y capacitación. Escuelas de artes y oficios de acceso para los que trabajan, etc. Planes de construcción y reparación de escuelas en barrios populares, etc. Planes de trabajo en tierras que se otorguen gratuitamente para producción de alimentos de primera necesidad para el pueblo. Productos de primera necesidad y vestimenta en fábricas-escuela para que los desocupados trabajen y se capaciten. Es ridículo pedirles a los desocupados que resuelvan su situación.

¡Se pide que los pobres resuelvan su pobreza, mientras una oligarquía antinacional y antipopular se ocupa minuciosamente de aumentar su riqueza!

Se cuestionan los derechos adquiridos por el pueblo diciendo que no son derechos permanentes ni eternos, y se planea eliminarlos como parte del ajuste, pero se consideran derechos naturales e intocables a la renta de latifundistas extranjeros, a lo obtenido por especuladores de la timba financiera, a la sobrefacturación de importación de insumos de sus casas matrices por las filiales locales de monopolios extranjeros, al contrabando por subfacturación de exportaciones de monopolios cerealeros, al contrabando por la Hidrovía (es decir, por nuestro Paraná), al pago de una deuda externa ilegal e ilegítima, etc.  

¡El ladrón dice que roban los demás! Cree el ladrón que todos son de su misma condición.

Es el cambalache oligárquico.

Debieran construirse y establecerse Escuelas rurales. Escuelas para adultos. Docentes y capacitadores en el trabajo. Escuelas secundarias agrarias: enseñanza secundaria, producción de alimento para ganado, cría de cerdos y fabricación de embutidos. Escuelas-fábrica para aprender trabajando. Escuelas de artes y oficios. No son los desocupados los que deben organizar esto.

Para eso hace falta una política integral para terminar con los monopolios de comercialización: intervención del Estado en el transporte de lo que produce el pequeño productor del campo (esquilmado por aquellos que le pagan uno lo que luego venden a diez). Transporte a las ciudades por pequeños transportistas desocupados o sin trabajo, para su venta en plazas y ferias. Incluir a los pequeños comerciantes de la ciudad que quieran voluntariamente ser expendedores y competidores de las cadenas de supermercados. Centrar la distribución en ellos y no en los supermercados. Favorecer a la producción regional para que compita con los monopolios. Sobre todos en los propios pueblos cercanos. Favorecer el transporte de sus productos a los grandes centros urbanos. Etc., etc., etc.

Lo anterior es un camino que exigirá un transporte polimodal, reactivando ferrocarriles, reviviendo pueblos abandonados, desarrollando una flota mercante. Y entonces al gobernar es poblar se le agregaría, que poblar es ocupar y defender esta Argentina extensa e indefensa, como tema de Defensa Nacional.

Los datos del INDEC y del Observatorio Social de la UCA demuestran que hay pobres e indigentes. Hay pobres, hay desocupación. No es un invento. Hay infinidad de tareas que se hacen y se podrían hacer pero que son parte de un plan de techo, tierra y trabajo, con alimentos, salud y educación para todos.

Respecto al significado del monto de los planes también se ha mentido:

Al tomar como referencia la última medición de costo de la Canasta Básica Total (CBT) elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), que en mayo 2022 trepó a $ 99.676,85 para que una familia compuesta por dos adultos y dos menores no sean considerados pobres, la AUH ANSES cubre sólo el 47% de esta cifra total. (Fuente: El Cronista 24-06-2022)


3.- SUBSIDIOS Y NATALIDAD

Dicen que los pobres tienen hijos para cobrar subsidios. Sin embargo, las estadísticas desmienten eso, en Argentina y en otros países latinoamericanos.

Se dice: “antes se hacían planes para tener hijos, hoy se tienen hijos para conseguir planes”

 Sin embargo, los datos de natalidad se han mantenido o han caído en los países latinoamericanos a partir de la implementación de las transferencias de dinero para los padres con hijos menores de 18 años, que en general imponen la condición de que los envíen a la escuela y a los controles sanitarios.

En Argentina, la asignación universal por hijo fue creada en 2009. Desde entonces, la tasa de natalidad en este país se mantuvo en 17 nacidos vivos por cada mil habitantes, según datos oficiales reunidos por el Banco Mundial.

Se suele decir que las mujeres que viven en villas y asentamientos son quienes tienen más hijos para cobrar este plan. Esta idea llegó, incluso, a escucharse en la boca de políticos de distintos partidos.

Sin embargo, las estadísticas del ANSES demuestran que esto es falso.

Agrupando las/los titulares de AUH según el número de hijos, en diciembre de 2021, se advierte que:

52% tienen 1 hijo

28% tienen 2 hijos

13% tienen 3 hijos

5% tienen 4 hijos

2% tienen 5 hijos

1% tienen 6 o más hijos

Es decir, sólo el 8% tienen 4 ó más hijos.

La tasa de natalidad (nacimiento por cada mil habitantes) ha disminuido de:

23,78 por mil en 1960;

19,33 por mil en 2001 (crisis, Argentinazo y surgimiento de los planes) y

18,25 por mil en 2009 (año de inicio de las AUH) a

16,64 por mil en 2020.

No hubo más nacimientos para cobrar más planes, sino todo lo contrario.

El índice de fecundidad (número de hijos por mujer) ha descendido de manera paralela:

Año 1960: 3,11 hijos por mujer

Año 2001: 2,51 hijos por mujer

Año 2009: 2,36 hijos por mujer

Año 2020: 2,23 hijos por mujer

Debe tenerse en cuenta que para asegurar que la pirámide de población de Argentina se mantenga estable es necesario que cada mujer tenga al menos 2,1 hijos de media (fecundidad de remplazo). Sino disminuirá la población en un país despoblado. Tal vez eso quieran los que defienden un proyecto de país sin desarrollo industrial y, por consecuencia, sin empleo con latifundios de los más grandes del mundo. Un país sólo para producir materias primas sin elaborar, donde les sobran diez o veinte millones de habitantes.

 

4.- ¿DE DÓNDE SALDRÁ EL DINERO QUE LE HACE FALTA AL PUEBLO ARGENTINO?

Hay necesidad de tierra para trabajo y vivienda.

Cabe la pregunta de si la RENTA LATIFUNDISTA: ¿es un tercio del precio de los que consumimos y por ende la pagamos todos? Es un tema interesante para profundizar, en lugar de dividir al pueblo ante un enemigo que acecha.

Terminemos con el concepto generalizador de CAMPO.

El campo no es horizontal: se debe golpear a los latifundistas, especuladores, monopolios exportadores y a los grandes pooles de siembra y favorecer a los verdaderos productores del campo. Esto permitirá el desarrollo de los pueblos del interior.  Los latifundistas (que los viejos fundadores de la Federación Agraria Argentina llamaban “acaparadores de tierra”) impiden el acceso a la tierra para trabajar a los campesinos productores. Hacen falta medidas que ataquen la renta parasitaria de los que tienen tierra que no trabajan y que luego la vuelcan a la especulación financiera. Las medidas contra los latifundistas (en especial extranjeros) se deben acompañar con medidas de apoyo al campesino pobre y medio. Y mejorar las condiciones de trabajo del peón rural. Las retenciones deben ser segmentadas. Pagarán los que se benefician con este modelo de Argentina dependiente, sumisa, indefensa, hambreada.

En 2017, un campesino que sembraba en la zona núcleo invertía U$A 830 por ha y le rendía U$A 284.

Según la Bolsa de Cereales de Rosario U$A 170 iban para el propietario de la tierra (60%) y U$A 114 (40%) para el productor si no era el propietario. El dueño de la tierra, QUE SÓLO ALQUILA, obtiene esta renta superior a la del productor…

El 80 % de la superficie de tierra rural extranjerizada es del 1,35% de los propietarios extranjeros de tierras rurales (253 titulares).

27 titulares extranjeros (el 0,14% de ellos) tienen propiedades comprendidas entre 100.000 a 1.000.000 de ha. Y representan (ellos solos) el 37% de la tierra extranjerizada.

El contrabando de granos implica unos 18.000 millones de dólares al año. Eso es SUBFACTURACIÓN DE EXPORTACIONES. ¿y hablan del exceso de gasto social?

Se debe evitar que las empresas filiales de monopolios extranjeros compren sus insumos a las casas matrices por: ¿el doble o el triple de lo que valen? Esto es sobre facturación de exportaciones y una forma de enviar capitales al exterior. ES FUGA DE CAPITALES.

Se debe suspender el pago de la deuda externa, usuraria, ilegítima, ilegal, fraudulenta y odiosa y volcar ese dinero al pueblo y a un desarrollo industrial y agrario independiente.

Argentina Dependiente es un embudo: Entra más o menos por arriba y siempre sale poco por abajo, para el pueblo. Ese embudo tiene agujeros a los lados. Mencionamos algunos de ellos. Hay que cerrarlos.

El argumento de que no debe haber más impuestos es falso.

En Argentina, los más pobres pagan más impuestos. Los grandes beneficiarios de la dependencia argentina evaden o eluden. Debe haber más impuestos para ellos para que haya menos impuestos para el pueblo. No es cierto que todos somos Vicentin. No es cierto que los latifundistas son lo mismo que el campesino productor. No es cierto que el hipermercado defiende los mismos intereses que el pequeño comerciante.

Diferenciemos.

 

5.- ¿POR QUÉ MIENTEN MACRI, LARRETA, BULLRICH, ESPERT, MILEI, LA NACIÓN+, MITRE, CLARIN, MELCONIÁN Y CIERTOS COMUNICADORES QUE SON CASI PROVOCADORES COTIDIANOS?

Sus planes son:

a) pérdida de derechos laborales (REFORMA LABORAL) para aumentar las ganancias de los monopolios. En lugar de eliminar el trabajo en negro piden que todos trabajen en condiciones de trabajo en negro o precario para aumentar las ganancias y crear una reserva de desocupados que presionen sobre el aumento de salarios hacia la baja.

b) reforma jubilatoria para empobrecer más o anular las jubilaciones existentes. Dicen que hay pocos aportistas en relación con los que se jubilan. Se olvidan que lo que hay es trabajo en negro sin aportes, se olvidan de los vaciamientos a las cajas y, sobre todo, se olvidan del increíble aumento de la productividad del trabajo que hace que, para los monopolios, el salario sea una parte ínfima del precio de los productos y hace caducar el viejo concepto de que hacen falta 4 trabajadores para solventar la jubilación de uno. Mantener la vieja relación de 4 a 1, es para no limitar las increíbles ganancias de un empresariado que lucra insaciablemente con la dependencia argentina perjudicando incluso a las PYMES y al verdadero empresario nacional.

c) reforma impositiva para disminuir aún más lo poco que pagan los que entregan la Nación y ajustan al pueblo.

Fracasaron en 2017 después de su triunfo electoral y volverán a fracasar. La condición es la unidad y la lucha popular contra el enemigo principal representado en el macrismo y sus variantes: los viejos conservadores de la política argentina, los de la Década Infame, los de los golpes de estado, los represores del pueblo, los de la entrega nacional, los subordinados a todos los imperios (yanquis, ingleses, rusos, chinos y cualquier otro imperialismo), los promotores de la Argentina genuflexa, los eternos enemigos de la Argentina de pie con un pueblo con derechos, de la Argentina independiente de toda dominación extranjera, como dice el Acta de nuestra Independencia

Debemos recordar que antes del 2023 está el 2022.

Muchos se dividen pensando en especulaciones electorales. Todavía no se ha dicho la última palabra. NO NOS COMAMOS LA CENA A LA HORA DEL ALMUERZO. No nos anticipemos.

Los ajustadores saben que el pueblo va a resistir y se preparan con golpes institucionales, asambleas legislativas ante vacancias y renuncias y REPRESIÓN, por eso se ataca a los desocupados que tienen planes y amenazan con reprimir.

Los periódicos han publicado que Macri es partidario de dejar que la situación se deteriore para que, en una crisis política, un gobierno surgido de una asamblea legislativa aplique el plan de ajuste de 90 días que también postula Melconián.

PERO NO PASARÁN.

 

6.- LOS MOVIMIENTOS SOCIALES:

Son pueblo organizado e impiden que los sectores desocupados y marginados tengan como única salida ser sicarios de los narcos (que siempre trabajan con algún imperialismo) o de sectores fascistas. Durante el gobierno de Macri la principal oposición estuvo en las calles. Fueron las luchas de las y los trabajadores desocupados y ocupados, jubilados, los campesinos pobres, los sectores democráticos y patrióticos, los que enfrentaron su política hambreadora y entreguista.

En ese contingente jugaron las organizaciones sociales que se unieron en “Los Cayetanos”. Esa unidad le dio batalla al macrismo y lo derrotó conquistando la emergencia social. Aquella Ley que Macri dijo que si salía la iba vetar, y le fue impuesta por la lucha.

Fueron las organizaciones sociales las que se unieron a los trabajadores ocupados, como en los plenarios de delegados de Astilleros, las luchas de Mondelez, y en momentos claves empalmaron con paros y movilizaciones de la CGT y la CTA. Fue desde las calles que se desenmascaró la política de hambre, entrega y represión de Macri y se crearon las condiciones para la unidad de las fuerzas políticas y derrotarlo también en las urnas. Fueron los que estuvieron en los duros días de la pandemia paliando el dolor popular. Fueron los que levantaron la consigna de Francisco de TECHO, TIERRA Y TRABAJO.

Los nazis en Alemania no surgieron de la clase obrera, sino que se apoyaron y usaron a desocupados y marginados por el tratado de Versalles para defender los intereses de la burguesía monopolista alemana. El fascismo es la dictadura terrorista del capital monopolista y es la muestra de que no pueden imponer ya más su dominio sin el terror. Eso quieren los Macri, las Bullrich, los Milei. Intentan usar a los sectores medios urbanos y rurales empobrecidos para gorilizarlos y enfrentarlos con el resto del pueblo empobrecido. Pobres y empobrecidos contra pobres empobrecidos de la ciudad y el campo. Se debe impedir esta división falsa y luchar para unir contra el principal enemigo de la Patria y el Pueblo.

Hoy, hay intentos de fascistizar a los sectores más pobres de las llamadas CAPAS MEDIAS. Quieren dividir al pueblo para avanzar.

Por eso es feroz la campaña de demonización que se ha desatado desde ese núcleo de entrega y sumisión nacional y sus medios monopólicos. Programas enteros y páginas en los diarios para difamar lo que se “gasta” en planes, y ocultando que esto es una suma insignificante comparada con lo que se robó el macrismo y sus bancos amigos, solo con el acuerdo con el FMI.

Juegan con fuego… Ecuador, y antes Bolivia, Chile y Colombia, son sólo una muestra de la respuesta que tendrán.

 

Horacio Micucci

28 de junio de 2022, a 56 años del golpe de Estado de 1966

 

domingo, 15 de mayo de 2022

UNA LEY “ABREPUERTAS”… En oposición a la ley sobre Cannabis industrial y medicinal. Por Horacio Micucci

UNA LEY “ABREPUERTAS”… 

En oposición a la ley sobre Cannabis industrial y medicinal 

Por Horacio Micucci 


¿No a la droga o mirar para otro lado? 

Esta ley se sanciona sin una política sanitaria al respecto, para promover la nueva “commodity salvadora”, la exportación de Cannabis. 

Partimos de decir NO A LA DROGA. 

La droga obstruye la lucidez y disminuye la fuerza necesaria para participar en tres ámbitos de la práctica social: 

a) la lucha por la producción y el trabajo digno con una retribución justa 

b) la lucha por el conocimiento y la investigación científica, y 

c) la lucha por una Argentina Independiente de toda dominación extranjera con democracia grande. 

Separamos a las víctimas (los adictos) de los narcotraficantes. La drogadicción es un tema de Salud Pública, y de políticas sociales de un Estado distinto al actual. A los adictos no se los debe sancionar, sino ayudarlos con planes de salud pública integrales, promoviendo su participación activa y la de sus familiares y amigos, desplegando toda la actividad juvenil. 

En cambio, el narcotráfico debe ser eliminado. Es un delito de lesa humanidad, un mecanismo de debilitamiento del pueblo y un negocio de grupos económicos que detentan fracciones del Estado. La omisión de lo anterior y la mezcla con temas como el sanitario y el industrial, abre puertas a la legalización del narcotráfico en general y de la marihuana en particular. 

En los proyectos de legalización de la marihuana con “fines recreativos” se mezclan intencionalmente tres usos: 

a) el industrial de la fibra de una variedad distinta del cáñamo, en tamaño y contenido de principios activos 

b) el terapéutico, en plena actividad de investigación científica, lo que exige estudiar efectos positivos o negativos de cada fracción o componente, establecer seguridad y dosificación para usos médicos para cada caso en cuestión como se hizo, por ejemplo, para las vacunas para COVID19, y 

c) el supuesto “uso recreativo” o “cultural”. 

La ley se dedica a los dos primeros. Pero omite prevenir y atacar al tercero. Es un “abrepuertas”, para la marihuana narco. Encubierta en el uso médico o industrial, se podría derivar parte de la producción al narco. 

La ley coloca bajo la misma autoridad de aplicación al cannabis para uso industrial y al producido con fines medicinales. Crea un super organismo, con autarquía administrativa, funcional, técnica y financiera en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo, el ARICCAME (Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal). Un “superministerio”, con 5 secretarías y de extensión nacional, regulará la cadena de producción y comercialización nacional y/o con fines de exportación de la planta de cannabis, sus semillas y sus derivados para uso industrial o medicinal, etc. Dará autorización al sector público, privado o mixto para que produzca. 

Preguntas… 

El cáñamo de uso industrial no es igual que el de uso terapéutico o adictivo. Es una especie que da una planta grande que casi no tiene THC, el principio de efectos adictivos. A esta planta Europa le puso un límite de THC de 0,3%. 

Pero, si se quiere exportar a un país que eventualmente fije valores más altos, nada impide que se autorice esa exportación. 

¿Nos convertiremos en exportadores de marihuana narco como lo fuimos de efedrina? 

¿Se podrá asegurar que parte de ese producto no se derive al uso interno? El ARICCAME dará autorizaciones de siembra y producción. 

¿Puede controlar esa producción y qué y cuánto se produce? 

¿El control se hará en todas las áreas de siembra y producción o sólo en alguna de ellas, por muestreo? 

¿O por declaración jurada, como hacen las petroleras o las megamineras? 

Argentina no puede controlar lo que sale y entra por el Paraná.

¿podrá controlar que el cannabis y derivados vayan al consumo en adicciones aquí o afuera? ¿puede asegurar que en la producción y siembra de cannabis industrial o medicinal no se filtre la producción narco? 

El cultivo personal o de pequeños productores, terminará en manos de monopolios. Esta ley beneficiará a personajes nefastos como Soros y otros oligarcas imperialistas y socios locales.

Es soberanía, para producir en medicina y no en “uso recreativo”, desarrollar semillas propias, de contenido estable. 

Los pacientes deben exigir productos médicos de calidad, gratuitos, provenientes de cultivos específicos y de los cuales se obtengan productos certificados de contenido controlado. La necesidad terapéutica interna seguramente es un mercado pequeño. 

¿Para qué incluir al sector privado? ¿para que sobre y vaya a otros fines? 

Importa el desarrollo industrial, pero se debe evitar que, con la excusa de los dos usos mencionados, se legalice el negocio de la drogadicción. Por transformar al cannabis en una commodity, vamos a terminar pagándolo a precio internacional. 

La eliminación del narcotráfico es parte del Proyecto de una Argentina independiente de toda dominación extranjera. 

Se necesita una combinación de políticas sociales de trabajo, estudio y salud para todos y de recuperación de las víctimas que sea simultánea con una acción firme de erradicación del narcotráfico, en sus más altos niveles. Nos va la vida en ello. De lo más importante, parafraseando a Ramón Carrillo: la mujer y el hombre argentinos en los cuales reside la verdadera Nación. Y de los jóvenes, sin los cuales no se hará realidad el Acta de la Independencia: “Independientes de toda dominación extranjera”.

martes, 8 de marzo de 2022

*Es imprudente e ingenuo apoyarse en un imperialismo para liberarse de otro* Por Horacio Micucci

 *Es imprudente e ingenuo apoyarse en un imperialismo para liberarse de otro*

Por Horacio Micucci

08-03-2022

La OTAN piensa en sus intereses geoestratégicos y no en la autodeterminación e integridad territorial de UCRANIA. También Rusia o China.

Es imprudente e ingenuo esperar que chinos y rusos nos ayuden frente a la OTAN. Ellos piensan en sus intereses geoestratégicos.

Y todos, de los dos bandos, lo expresan claramente.

Es ingenuo e imprudente hacer signos pacíficos y de hermandad a quienes ocupan y usurpan colonialmente nuestras Malvinas. Ellos piensan en sus intereses geoestratégicos en al Atlántico Sur. Y aspiran a más (como lo demuestra la defensa de lago Escondido por Joe Lewis y sus paramilitares).

No piensan en nuestra integridad territorial ni en nuestros derechos a la autodeterminación.  *Con gestos de buena voluntad no devolverán nuestras Malvinas ni nos apoyarán frente al FMI.*

Aquellos que creían, con ingenuidad y honestamente, en los sentimientos “republicanos y democráticos” de EEUU para Venezuela, se han visto frustrados. Los que hablaban y decían que Argentina sería “Argenzuela”, han quedado desubicados. Bastó que EEUU no pudiera traer petróleo de alta densidad del Cáucaso (lo que significa un 17% de su producción en destilerías que operan con ese tipo petróleo), para que se establecieran contactos de EEUU con Maduro en Venezuela. Y Chevrón sería intermediaria del petróleo venezolano. Es un error creer que a las supuestas democracias de occidente le importan los derechos de los pueblos, de los cuales son los primeros violadores.

*Sólo les interesan, a todas y cualquier potencia imperialista, sus intereses geoestratégicos.*

*Por eso tiene vigencia, y no debe ser olvidado, lo que establece el Acta de nuestra Independencia: INDEPENDIENTES DE TODA DOMINACIÓN EXTRANJERA.*

El Dr. Adolfo Silenzi de Stagni, continuador de las ideas del General Mosconi y defensor de la Justa Gesta de Recuperación de Malvinas en 1982, escribió en su libro Las Malvinas y el petróleo-Volumen 2:

 *“Estoy convencido que la derrota militar no debe, de ninguna manera, invalidar la lucha contra el colonialismo iniciada el 2 de abril”.

Opositor a la reiniciación de las relaciones diplomática y comerciales con Gran Bretaña y a lo que hoy llamamos desmalvinización decía:

*“Son muchos los que desean cubrir con un manto de olvido y de silencio lo acontecido entre el 2 de abril y el 14 de junio.” (...) “Es evidente que, en estos momentos hay un enfrentamiento ético e ideológico sobre el camino que debe seguir la Argentina: Llevar la empresa de la reconquista del 2 de abril hasta sus últimas consecuencias, o llevar la rendición del 14 de junio hasta sus últimas consecuencias.”*

Cabe recordar, en ese camino de Independencia, integridad territorial y democracia grande. las palabras del General Enrique Mosconi:

*“En cierta oportunidad, mientras se debatía en el Congreso argentino el proyecto de Ley de Petróleo, se me preguntó cuál de los dos trusts, el anglo-holandés, Royal Dutch, o el norteamericano, Standard Oil, era preferible por su capacidad técnica, método de trabajo y modalidades.”*

*”Al fin de cuentas, los dos grupos son equivalentes y compararía con una cuerda de cáñamo al grupo norteamericano, y con una de seda al europeo; de modo que en respuesta a la pregunta que se me hiciera manifesté que si las dos cuerdas, ruda la una y suave la otra, han de servir para ahorcarnos, me parecía más inteligente renunciar a ambas, y concentrando nuestra voluntad y nuestra capacidad en este problema especial, de características únicas, resolverlo por nuestras propias fuerzas, haciendo con ello un gran bien que las generaciones futuras agradecerán.”*

Las potencias imperialistas (todas y cualquiera de ellas) son bestiales y opresoras, porque bestial y opresora es la naturaleza misma del imperialismo.

 

 

 

domingo, 27 de febrero de 2022

Ante la invasión rusa a Ucrania. Por Horacio Micucci

Ante la invasión rusa a Ucrania.

Repudio a la invasión rusa a Ucrania.
Oposición a todas las guerras imperialistas.
Ni Rusia, ni EEUU y la OTAN en Ucrania
Ni EE.UU., ni Inglaterra, ni China, ni Rusia. Ningún imperialismo en Argentina

Por Horacio Micucci

 

“No se trata de cambiar de collar, se trata de dejar de ser perro”

Arturo Jauretche

 

Ante la invasión a Ucrania por parte de Rusia es preciso afirmar los puntos siguientes:

1.- El repudio a la invasión rusa a Ucrania. Se trata de otra típica agresión imperialista que, por un lado, usa el argumento del interés geopolítico y la seguridad de las potencias en todo el mundo buscando el control de materiales estratégicos o para controlar las áreas que suponen de interés militar para la disputa con otras potencias por la rapiña de pueblos, países y naciones del mundo oprimido, entre los cuales nos contamos. Por otro lado, vulnera dos principios fundamentales para los patriotas y luchadores por la soberanía de los pueblos:

a) la integridad territorial de los países y

b) el derecho a la no injerencia en los asuntos internos de otros países.  En este caso son los ucranianos quienes deben decidir su destino expulsando al invasor, sin someterse a otras potencias o grupo de ellas. En nuestro caso somos los argentinos los que, tarde o temprano, deberemos expulsar a quienes nos rapiñan. Frente a Venezuela o Cuba, son los pueblos de esos países los que deben decidir sus caminos. Pensarlo de otra manera sería admitir la propuesta estadounidense de intervención en esos países, como si Estados Unidos y otras potencias tuvieran un derecho de tutoría sobre los demás.

No se trata de elegir a que bloque imperialista subordinarse. Se trata de que cada país elija su camino independiente, sin injerencia externa. La experiencia ucraniana demuestra que, a la hora de la verdad, los ucranianos quedaron solos. Las potencias actuaron y actúan según sus fines estratégicos, no según el interés de los pueblos.

2.- En ese sentido esta nueva invasión responde a los mismos patrones de conducta política de las injerencias e invasiones realizadas por Rusia en otras partes, incluido el Cercano y el Medio Oriente. Y debe aclararse que merece el mismo repudio que las invasiones e injerencias de EE.UU. u otras potencias imperialistas en las mismas u otras zonas.  

Resulta sorprendente que potencias agresoras a lo largo de su historia, hoy se rasguen las vestiduras, ante la invasión rusa a Ucrania. Como Inglaterra, que nos invadió varias veces (como en 1806 y 1807). Y que nos agredió en 1982, durante la Gesta de la Guerra Justa por la recuperación de Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur, con EE.UU., su aliado en la OTAN, cercenando una parte de nuestro territorio, y el cielo y los mares adyacentes y estableciendo la Base más grande de ese bloque militar (OTAN) en Latinoamérica. O que, a través del magnate inglés Joe Lewis, amigo del ex presidente Macri (que lo ha avalado en su ocupación ilegítima de territorio argentino, visitándolo y vacacionando en su otro latifundio en la costa atlántica), que controla con argumentos ilegales el Lago Escondido, impidiendo, con verdaderas fuerzas paramilitares, el acceso de los argentinos al mismo. Ese mismo ingles Lewis que tiene en el mismo paralelo 42, pero sobre la costa atlántica, un aeropuerto del tamaño del Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires, en el que pueden aterrizar, en dos horas, aviones provenientes de la colonia usurpadora inglesa en las Malvinas y cortar la Argentina Continental en dos. Los peligros de cercenamiento de nuestros territorios no son imaginarios; el ex gobernador de Mendoza, Cornejo ha propuesto la separación de Mendoza primero y de Mendoza y Córdoba después. Muchos son los que quieren y trabajan para que Argentina sea una unión laxa de republiquetas dependientes. Quieren lotear a Argentina para venderla en retazos.

3.- Con la brutalidad que lo caracteriza, el ex presidente de EEUU, Donald Trump ha declarado que él procedería igual que Rusia en Ucrania, invadiendo el norte de México. Porque sugiere que, en su disputa con China, y con argumentos similares, EE.UU. se podría extender militarmente hasta llegar a anexar toda América Central y el Caribe. Esto no debe tomarse como una bravata, sino como un blanqueo de los principios de soberanía limitada para nuestros países, que sostienen todas las potencias imperialistas.

Siguiendo ese camino, potencias extranjeras controlan nuestros ríos (como el Paraná, hoy llamado “Hidrovía”), una Flota Estadounidense vigila nuestro Atlántico Sur y, junto a los ingleses controlan nuestros mares, limitando nuestra soberanía, siendo que poseemos el quinto litoral marítimo del mundo de 6.800 Km, y intentando bloquear nuestra proyección antartica. Ellos promueven una Argentina indefensa y sumisa, sin marina mercante, sin flota pesquera y sobre todo sin una Armada que permita asegurar nuestra soberanía marítima.

4.- Lo que vemos en Ucrania es la bestialidad de las potencias. Buscan las guerras rápidas, como hicieron en Malvinas, en Irak y Afganistán, pero los pueblos pueden empantanarlos y vencerlos, como hemos visto reiteradas veces en la historia. Recientemente en Afganistán, o hace tiempo en Vietnam.

No importan las características del gobierno del país invadido. Las guerras de un país oprimido contra un país opresor son justas, independientemente de las características de gobierno del país oprimido y de quién empiece la guerra. Así fue en la Justa Guerra por la Recuperación de nuestras islas. Esa guerra fue justa para los argentinos e injusta para el colonialista inglés. Los que opinaron y opinan lo contrario son los que creen que nos libramos de la Dictadura gracias a Margaret Thatcher, subestimando y despreciando el papel del pueblo argentino… y embelleciendo a los ingleses.

De la misma manera la invasión de Ucrania es injusta para el imperialismo ruso y justa para los ucranianos. Son los ucranianos los que deberán evitar las contradicciones entre ellos, incentivadas por los opresores, para unirse y vencer en una lucha que, sin duda, deberá ser prolongada, como son todas las guerras de los pueblos.

La guerra por la independencia americana fue justa para los latinoamericanos e injusta para los colonialistas españoles.

No nos es indiferente que los ucranianos venzan. Junto con la derrota yanqui en Afganistán, sería una muestra más de que los pueblos pueden vencer. Su triunfo alentará a otros países oprimidos a luchar por sus derechos, basándose en su fuerza propia y su camino propio.

5.- Resulta sorprendente que algunos no critiquen a Rusia o a China en estas circunstancias. Han olvidado o no saben que Mao Tse Tung había caracterizado, ya en los años 60, a la URSS como un país social imperialista (socialista de palabra e imperialista en los hechos) y social fascista (socialista de palabra y fascista de tipo hitleriano en los hechos). La Rusia actual es continuidad de eso. No es un “país emergente”, eufemismo para ocultar su carácter de imperialista moderno. Eso también vale para China hoy.

Putin es heredero de la KGB de esa URSS degradada desde 1957. Por eso critica a Lenin en su actitud ante el problema nacional. Lenin respetaba las identidades nacionales y promovía la integración voluntaria de los países a la URSS y decía:

“Nosotros queremos una unión voluntaria de las naciones: una unión que no tolere violencia alguna de una nación sobre otra, una unión que se base en la más plena confianza, en la clara conciencia de la unidad fraternal, en un acuerdo plenamente voluntario. Tal unión no se puede realizar de golpe; es preciso llegar a ella a fuerza de grandísimo cuidado y paciencia para no malograr la obra, para no provocar la desconfianza, para dar tiempo a que desaparezca la desconfianza engendrada por siglos de opresión por parte de los terratenientes y capitalistas, por el régimen de la propiedad privada y los odios producidos por los sucesivos repartos de esta propiedad. Por eso, aspirando constantemente a la unidad de las naciones, yendo inflexiblemente contra todo lo que las divida, debemos ser muy prudentes, pacientes y tolerantes hacia las supervivencias de la desconfianza nacional.”

Lo contrario a lo que sostiene y hace Putín. Putin reivindica el nacionalismo gran ruso. Nacionalismo de gran potencia o “chauvinismo”. Que quiere reconstruir el imperio ruso de los zares, que fue (como la URSS desde 1957) “una cárcel de naciones”. Ese nacionalismo de gran potencia no es el patriotismo o nacionalismo de los países oprimidos como el nuestro.

Quienes ya tenemos algunos años tuvimos este mismo debate en 1968, en ocasión de la invasión de la URSS a Checoeslovaquia. La URSS invadió Checoeslovaquia en esos años, no para defender al socialismo sino para destruir los consejos obreros que se habían formado allí. Para destruir hasta el mínimo vestigio de una democracia grande. Para hacer lo que había propuesto Alsogaray antes del Golpe de 1976 en Argentina: “hay que destruir los soviets de fábrica”.

6.- Con los hechos de Ucrania queda claro que no existe ese “mundo serio” al que deberíamos entrar “por la puerta de servicio” al decir de Eduardo Galeano. Existe un mundo de potencias que disputan por la rapiña de nuestros países. Por eso, lo que nos proponen, abiertamente ahora, es el alineamiento geoestratégico con algunos de los polos que se están gestando a medida que aumentan los factores de guerra comercial y militar. Muchos ven, recién ahora, esos factores de guerra de los que hemos advertido reiteradamente. En estos días el mundo se bambolea al borde de la Tercera Guerra Mundial. Ya Francisco ha hablado de una Tercera Guerra Mundial por etapas.

Y, un dato más, Ucrania es, “casualmente”, otro de los grandes deudores del FMI, como nosotros. O como Grecia, aplastada por el FMI y el Banco Europeo, y luego rapiñada por China para hacerla parte de su nuevo Camino de la Seda. No sigamos el camino griego.

Lo que está ocurriendo demuestra que no sirve el camino de subordinarse a un bloque para liberarse de otro. Que no es cierto lo que propuso un funcionario del Proceso en épocas de Martínez de Hoz de que es lo mismo producir acero que caramelos. Que debemos controlar nuestra energía con una YPF Sociedad del Estado y no sociedad anónima, que sea 100% estatal, monopólica y eficiente, retomando la política del General Mosconi. Que debemos controlar nuestra minería, expulsando a los monopolios megamineros. Que debemos tener vacunas de patente nacional, y no depender de patentes extranjeras, porque lo que ocurre en Ucrania nos está advirtiendo que podemos carecer de ellas. Que debemos defender nuestro ambiente como parte del patrimonio nacional. Que debemos tener soberanía alimentaria. Que no debemos pagar deudas ilegítimas, usurarias, fraudulentas y odiosas porque sino nuestro pueblo sufrirá indecibles dolores, y nuestro desarrollo independiente será imposible. Que la tierra es para el que la trabaja. Que no debemos adorar al capital extranjero porque el verdadero capital se forma en casa. Sólo hay que evitar que se lo lleven. Como pensaban el General Mosconi, Adolfo Silenzi de Stagni o Scalabrini Ortiz.

Que no queremos elegir el amo. Que no queremos ningún amo.

Para que haya Techo, Tierra y Trabajo, como dice Francisco, con educación, salud y alimentos para todos. Y tal vez haya que ir pensando en medidas como las del Primer Plan Quinquenal de 1946.

La invasión a Ucrania nos debe alertar que debemos volver al Acta de nuestra Independencia del 9 de julio de 1816: INDEPENDIENTES DE TODA DOMINACIÓN EXTRAJERA

27 de febrero de 2022

jueves, 13 de enero de 2022

Los nuevos protocolos de aislamiento. 13 de enero de 2022 Por Horacio Micucci

 Los nuevos protocolos de aislamiento.

13 de enero de 2022

Por Horacio Micucci

·        Doctor de la Universidad de Buenos Aires. Área Farmacia y Bioquímica – UBA

·        Magíster en Epidemiología, Gestión y Políticas de Salud – Universidad Nacional de Lanús.

·        Licenciado en Ciencias Bioquímicas (orientación Bioquímica Clínica) – Universidad Nacional de La Plata.     

·        Farmacéutico y Licenciado en Ciencias Farmacéuticas – Universidad Nacional de La Plata.

 

Investigador y docente. Experticia en Sistemas de Información en Salud para integrarlos a los Sistemas Nacionales de Vigilancia en Salud y en Bioseguridad, Biocustodia, Gestión y Transporte de materiales biológicos infecciosos clase 6.2, Bioseguridad extendida a protección ambiental, interregional y de fronteras. Análisis y Gestión del Riesgo Biológico y Químico.

 

Hace unos días se establecieron nuevas pautas en los protocolos, acordados en el Consejo Federal de Salud y adoptados, con variantes, en cada provincia.

Las medidas anunciadas generaron una cierta confusión en la población, y muchas personas interpretaron su significado de distintas maneras. Algunos consideraron esto como una muestra del comienzo del fin de la pandemia, otros encontraron justificativos para desechar los elementos de protección, otros siguen sin entender bien lo que pasa ni qué hacer. Conviene partir de la realidad concreta y aclarar algunos puntos.

Algunos puntos de partida.

a) quién estas líneas escribe trata de fundarse en conceptos científicos, a partir de los datos de la realidad concreta, y desde allí definir propuestas sobre el camino a seguir. No lo hace desde la imparcialidad (que de una u otra manera no existe) sino desde pensar en qué medidas ayudan más para luchar contra esta pandemia porque, al final de cuentas, como siempre, los más perjudicados son los más carenciados económica, social y sanitariamente. No lo hace desde defender relatos (que en definitiva no analizan la lo que pasa, sino que sólo consideran aquello que justifica sus hipótesis previamente establecidas) sino intentando basarse en los datos concretos para sacar conclusiones (la verdad es revolucionaria). Por lo tanto, reafirma que estuvo y sigue estando en contra de quienes tildaron de autoritarismo e infectadura toda medida contra la pandemia oponiendo libertad individual a solidaridad social. De quienes dijeron (y escribieron) que las vacunas envenenaban o causaban infinidad de males, de quienes quemaron barbijos o negaron y niegan la misma existencia de la pandemia. Muchos lo hicieron por ignorancia, pero hubo (y hay) quienes lo hicieron con el secreto fin de defender intereses de una economía de ajuste y entrega que los benefició y los continúa beneficiando. Estos últimos fueron las figuras más importantes de esa campaña, que usó fundamentos casi de la Inquisición del medioevo.

b) Sigo reafirmando que una pandemia es un hecho grave, tan grave como una guerra mundial. La historia y las cifras me avalan: por ejemplo, la epidemia de gripe española de 1918-1919 produjo 50 millones de muertos, el doble de los que dejó la Primera Guerra Mundial, que recién terminaba (22 millones de muertos). En Argentina, el 16 de octubre de 1918, en pleno primer pico de esa epidemia, el diario La Nación titulaba: “No preocuparse, la gripe es benigna”. Más de cien años después el presidente de Brasil y el ex presidente argentino Macri, decían lo mismo. El Primer ministro inglés Boris Johnson y Donald Trump sostenían posiciones similares. En el fondo estaba la defensa de una economía de ajuste para el pueblo y de entrega del patrimonio de nuestras patrias oprimidas. Ocultaban y ocultan que no se trata de “equilibrar” economía con lucha contra la pandemia. Se trata de buscar otra economía, distinta, que ayude a luchar contra la pandemia (como el Primer Plan Quinquenal de Perón en 1946 o la que propone Francisco). Desde ya, en beneficio del pueblo. Y digo pueblo y no gente. Pueblo es un concepto científico, gente no lo es. Gente es un amontonamiento de personas, pueblo es el conjunto de clases y sectores sociales perjudicados por este sistema, sean conscientes o no de ello, más allá de a quien voten. Incluye a trabajadores, en blanco y en negro, desocupados, jubilados, etc. Pero también a verdaderos productores del campo (mayoritarios frente a los grandes latifundistas que viven de la renta que luego incorporan a la timba financiera de los bancos y cuevas de las finanzas). Ese pueblo incluye a la mayoría de los profesionales, intelectuales, pequeños comerciantes de la ciudad y el campo, docentes, estudiantes, PYMES y empresarios verdaderamente nacionales (no a los que viven de la dependencia argentina), etc.

c) Vamos a hablar de posibilidad y probabilidad de que un hecho ocurra. Muchos hechos son posibles, pero no igualmente probables. El pensamiento binario de Blanco o Negro, no sirve en estos casos de la epidemiología. La relación entre un microorganismo patógeno y la persona que se puede contagiar no es binaria, de blanco o negro, estática. La relación entre ambos es de unidad de contrarios, dialéctica. Por un lado, está la capacidad de contagio o difusión mayor o menor del virus y su capacidad de causar daños mayores o menores y muerte. Y por otro lado está la capacidad de defenderse del potencial contagiado, siempre en el marco de las condiciones sociales en las que transita su vida (ya que no es lo mismo quien vive barrios cerrados o en una quinta en Punta del Este que el que lo hace en Villa Itatí). Esta capacidad de defensa será menor en los inmunodeprimidos, en los desnutridos, en los más ancianos o en los que tengan otras patologías o condiciones. Y debe recordarse que muchas personas (en un alto porcentaje) no saben que son, por ejemplo, diabéticos, hipertensos o con problemas pulmonares (muchos son fumadores crónicos que ignoran sus problemas respiratorios), etc.  De la lucha de contrarios entre ambos (microorganismo y potencial contagiado), considerando todos los factores, surgirán los resultados.

Dijo el Ministro Kreplak:

“por cada persona fallecida que estaba vacunada murieron cuatro no vacunadas”

y aseguró que

“la persona que se vacuna tiene 36 veces menos posibilidades de morir que la no vacunada”.

Fuentes:

INFOCIELO. https://infocielo.com/coronavirus/cuatro-de-cinco-muertes-coronavirus-no-vacunados-dijo-nicolas-kreplak-salud

MULTIMEDIOS DIGITAL. https://multimediodigital.com/2022/01/12/4-de-cada-5-muertes-por-coronavirus-son-en-no-vacunados-afirmo-nicolas-kreplak/  

Decir que el Ómicron es menos letal (muertos entre los contagiados) no significa decir que no habrá muertos. Decir que la vacuna es un excelente medio para evitar casos graves no significa que no pueda haber algunos casos graves e incluso muertes aún entre los vacunados.

Las cifras que da el Ministro lo indican: de cada cinco internados fallecidos, cuatro no estaban vacunados o lo estaban de manera incompleta, y sólo uno estaba vacunado completo. Esto demuestra la efectividad de las vacunas que hace que los no vacunados o vacunados incompletos sean (hasta ahora) un 80% de los muertos por Covid, en época del Ómicron.

Pero también demuestra que el vacunado que se enferma (unido a la añosidad y las comorbilidades) tiene, todavía, el 20% restante de las probabilidades de morirse.

Esto nos indica que debemos vacunarnos en un 100%. Y antes del otoño. Aquellos que criticaban con saña el nivel de vacunación argentino, no se autocritican hoy. Nuestro nivel de vacunación es alto y ejemplar. Pero ello ocurrió por una inmensa participación de voluntarios y un sacrificio sin par del personal de salud. Esa participación debe incentivarse hoy, si queremos llegar al 100% de vacunados a la brevedad.

Pero no basta con las vacunas. Deben continuarse practicando las medidas de protección: barbijos (de invalorable utilidad), distancia adecuada, evitar aglomeraciones, ambientes ventilados, etc. Lo contrario de lo que se ha visto en las playas y en fiestas. Pero, justo es decir, que muchas de esas aglomeraciones no fueron espontáneas. Algunos boliches llevaban altoparlantes con música a las playas (lo que está prohibido) y en determinado momento incitaban a concurrir a lugares con hacinamiento y poca ventilación.

d) A mi juicio, hay en la epidemiología dos grandes corrientes:  la que procura que una enfermedad infecciosa sea erradicada y toma medidas para ello y la que se propone llevar la enfermedad a niveles aceptables, gobernables (el equivalente en biología a la gobernabilidad que buscan los que avanzan en ajustes mientras que el pueblo los pueda aceptar o soportar sin protestas).  Es la política sanitaria como arte de lo posible y no de hacer posible lo necesario. Con la viruela, hoy erradicada, se procedió según la primera concepción. Ramón Carrillo, se propuso (y lo logró) erradicar el paludismo, no sólo llevarlo a niveles aceptables.

Con respecto a esta pandemia es necesario proponerse erradicarla. Puede ocurrir que no se logre, pero se intentará eso y, en el camino, se avanzará en disminuir el daño. (1)

Alemania efectuó un cierre de 15 días y retrocedió el COVID. España propone medidas de atenuación. Habla del paso de la pandemia a la endemia. Y a la peligrosidad de una gripe común ¿es cierto eso?

¿Pandemia o endemia?

Una pandemia (del griego pan, "todo", y demos, ‘pueblo’, expresión que significa ‘todo el pueblo’)​ es una epidemia que se ha extendido por varios países, continentes o todo el mundo y que, generalmente, afecta a un gran número de personas. Ya sabemos lo que es por experiencia directa. (2)

Según la OMS, está indicado el uso del término endemia cuando alguna enfermedad se mantiene por mucho tiempo en una población o en una zona geográfica determinada. En ese caso, generalmente la enfermedad se mantiene estable en el tiempo o varía según las estaciones. (3)

Pero es equivocado igualar endemia a enfermedad no grave de mucha menor peligrosidad. El Chagas es la mayor endemia argentina. Pero no es por ello intrascendente. Que no se hable mucho de él no significa que no sea nada. En todo caso es una enfermedad silenciada. Lo mismo podemos decir en otros casos. Es un error creer que decir que la COVID se transforme en endémica equivale a decir que será un simple resfriado común.

De la exposición de los nuevos protocolos, muchos han sacado la conclusión que la COVID no es grave ya. Tal vez por un error de concepto o un error comunicacional de las autoridades.

Debe quedar claro que todavía estamos frente a una pandemia. Hay una enorme cantidad de contagiados en el mundo y en nuestro país, hay internados y muertos (aunque hasta ahora menos que en picos anteriores). Y no está absolutamente definido cómo se comportará en el futuro la variante Ómicron. Y peor aún, el aumento de contagios pronostica la probabilidad importante del surgimiento de nuevas variantes, que tal vez sean más agresivas. O no. No lo sabemos. Es bueno repetir lo siguiente: la multiplicación del virus en poblaciones desprotegidas, desnutridas, hacinadas, puede dar origen a variantes peligrosas. Es cierto que también pueden surgir variantes menos peligrosas, pero un estadista o un gestor serio debe tener hipótesis de conflicto ante distintas posibilidades. Y es obvio, las hipótesis de conflicto son para situaciones de gravedad no para situaciones donde no hay conflictos. Para una situación de libre acceso a alimentos todos estamos preparados, pero el conflicto ante el cual hay que prepararse es qué hacer ante la falta de alimentos.

A menudo se intenta explicar en lenguaje accesible el surgimiento de variantes del coronavirus, y se habla, con liviandad, de un “virus inteligente”. Las variantes no surgen por la inteligencia del virus, que no es “inteligente”. El virus puede asimilarse a una máquina de producción en serie. Muchas copias de él serán correctas (para el virus) pero algunas serán copias erróneas. Muchas de estas copias erróneas serán malas para el virus y no podrán difundirse. Pero algunas tendrán mutaciones que las harán más contagiosas e incluso más mortales.

Si el virus accede a poblaciones afectadas por la desnutrición, que las hace débiles, o que viven hacinadas, amontonadas (lo que facilita el contagio), aumentarán los casos, y las probabilidades del surgimiento de variantes contagiosas o letales se verá aumentada también. Pueden surgir variantes en África, o en Haití, con muy bajo nivel de vacunación. Pero también entre nosotros. ¿O hay que recordar que en Argentina hay pobreza, con hacinamiento, desnutrición, miseria, etc.? Más aún, en Francia hay una nueva variante en estudio. Hay una variante en Chipre llamada Deltamicrón, aparentemente combinación de Delta y Ómicron. En Francia, la variante B.1.640.2 fue hallada en un viajero que regresaba de Camerún y tiene más mutaciones que Ómicron.

Pensar que un país, sólo y por su cuenta, puede decidir que acabó el peligro es no entender nada de salud colectiva y medicina social. Además, se registró en Israel el primer caso de "flurona": gripe y coronavirus simultáneamente. En el otoño, nosotros podemos tener comorbilidad entre COVID y las enfermedades respiratorias. Y nadie puede predecir la gravedad de esos casos.

Es apresurado “tirar buenas ondas”. Y disminuir las medidas contra la pandemia. El final todavía es abierto. Y sobre todo no ha llegado aún. Aparentemente se seguirá el modelo de España. Pero allí hay un gran debate.

El debate español

Escribía el diario El País de España el 10 de enero:

“La relación de los humanos con el coronavirus está en continuo cambio. Los protocolos cada vez son más laxos y las restricciones también, a medida que más personas han tenido contacto con él y que las vacunas han protegido a la mayoría de la población de padecer una enfermedad grave. El siguiente paso será comenzar a tratar la covid de una forma más similar a lo que se hace con la gripe: sin contar cada caso, sin hacer pruebas ante el menor síntoma. Observarla como una enfermedad respiratoria más. Las autoridades sanitarias españolas llevan meses trabajando en esta transición y ultiman un plan para abandonar paulatinamente la vigilancia universal de la covid y pasar a una que se denomina “centinela”.”

Parece demasiado apresurado. Reproduce La Nación:

“La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) ha publicado un largo editorial este fin de semana titulado Hacia el fin de la excepcionalidad, en el que aboga por volver ya a la “vieja normalidad”, dejar de contar cada caso de Covid y tratar la enfermedad como se hace, por ejemplo, con la gripe. Esa transición es, sin embargo, demasiado prematura para otras voces consultadas: desde epidemiólogos hasta otras sociedades de médicos de familia.”

En efecto, otras dos sociedades científicas españolas se oponen a estas medidas. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) se manifestó en contra de esta idea. “Todavía tenemos una gran incertidumbre y un virus que está evolucionando con bastante rapidez, imponiendo nuevos desafíos. Ciertamente no estamos en el punto en el que podamos llamarlo endémico”, dijo la directora de emergencias del organismo para Europa, Catherine Smallwood, en una rueda de prensa.

No es bueno desarmar las defensas del pueblo. No es bueno decir que un bombardeo es un chaparrón. No es bueno, entonces, ofrecer paraguas donde habría que ofrecer refugios, comida, etc. En suma, hace falta otra economía para ayudar en esta grave emergencia social y sanitaria.

Los Sistemas de Información para la Salud

Los que apoyan las nuevas medidas en España dicen:

“Dejemos de visitar y testar a personas sanas con síntomas menores, dejemos de rastrear y testar a sus contactos, abandonemos los aislamientos y las cuarentenas.”

En cambio, las otras dos grandes sociedades de médicos de familia, la SEMG y la Semergen, creen que es pronto para cambiar de escenario. “No nos gusta el tono”, asegura Vicente Martín Sánchez, de la Junta Directiva Nacional de Semergen. “Son muy entusiastas y muy optimistas, pero todavía no hay información para ser tan optimistas y tan entusiastas. No hay certeza de que la variante ómicron sea menos virulenta; lo que hay es más gente vacunada. El número de muertos es alto y es previsible que en próximas semanas siga subiendo”, añade. (Fuente: diario La Nación).

Y SEMG, otra organización médica, dice: “No podemos banalizar la pandemia. Estamos en una situación de crecimiento exponencial que sobrecarga la atención primaria y cualquier decisión que cambie el criterio que se sigue tiene que basarse en evidencias científicas. Nos crea una gran incertidumbre que el grandísimo número de afectados pueda convertirse en Covid persistente con el tiempo”.

Pero, además, España se propone dejar de llevar registros estadísticos y basarse en un método llamado “centinela” que consiste simplemente en un muestreo de distintos lugares seleccionados para tener idea de como varía la enfermedad. Es lícito usar este método si no hay forma de ser más precisos, pero debe recordarse que la OMS, entre los objetivos del milenio, propuso el desarrollo de Sistemas de Información para la Salud (SIS). Porque los que hay son insuficientes, en todo el mundo. Baste recordar que el epidemiólogo estrella de EEUU, Anthony Fauci, ha dicho que en EEUU había más subestimación de datos que lo que el mismo creía. Y no es cosa sólo para países ricos. Las deficiencias o la inexistencia de Sistemas de Información en Salud es una problemática internacional, pero la información es más necesaria en los países pobres. No es porque los países sean pobres que no puedan disponer de buena información. Es porque son pobres que no pueden darse el lujo de prescindir de ella.” (Red de la Métrica de Salud Boletín Epidemiológico / OPS, Vol. 26, No. 2. Junio 2005). Si abandonamos los registros diarios, en nuestro caso, ya no existirían los informes cotidianos que nos permitan seguir el proceso. Podría pasar como con el Chagas y el HIV: existen, pero se ha naturalizado su presencia.

La información detallada es una necesidad (4). Ni siquiera sabemos con exactitud cuántos chagásicos hay en Argentina. No es momento de muestreos aleatorios en sitios “centinela”, de dejar de contar caso por caso. Lo que está claro es que debe disponerse de personal para información y procesamiento de datos. Se trata entonces de contratarlo, pagar sueldos a adecuados a personal capacitado. Se nos dirá que no hay dinero. No se puede comer la gallina y pretender que después ponga huevos, dice el dicho popular. No ser puede pagar deudas a la usura internacional y que sobre plata para el pueblo. No se puede volver a la vieja economía (la vieja normalidad) dónde unos pocos se quedan con todo y la mayoría con nada y favorecer, a la vez, al pueblo. Por eso se dice que la deuda es con el pueblo.

¿Qué pasó en el medio?

¿Qué pasó entre las cifras de contagiados subiendo de 90.000 casos a 130.000 casos diarios y las nuevas medidas de aflojamiento de los aislamientos?

Pasó que la Unión Industrial Argentina (que nuclea a los más grandes monopolios del país) dijo que tenía un 25% de ausentes al trabajo, por los aislamientos. Cómo era mucho, la UIA después bajó la cifra al 7%. Pero eso bastó para que, en algún medio de comunicación, se dijera que muchos faltaban y no estaban enfermos y se hicieran bromas sobre ellos (aludiendo a la vieja canción de Rodolfo Zapata “No vamo´ a trabajar”). Son rápidos para culpar al pueblo.

Ahora se afirma que el peligro es la falta de personal sanitario con posible saturación de los sectores de atención primaria. Y, tal vez, de las Unidades de Terapia Intensiva. Ante esa situación, Inglaterra movilizó al sector sanitario del ejército. Nosotros, en cambio, les decimos a los que tienen contacto estrecho, y estén con vacunación completa, que vayan a trabajar. ¿Se entiende el riesgo que se corre? La probabilidad de que contagien es baja. Pero no es probabilidad nula (imposibilidad). Es como cuando se dijo que los niños no se contagiaban y no contagiaban a otros. Lo que se debió decir es que la probabilidad de contagiarse y contagiar de los niños es baja. No nula.

¿No hay otras soluciones a la falta de personal sanitario? ¿no se debiera contratar más personal sanitario y de apoyo informático y administrativo? ¿no se debieran pagar salarios dignos al personal sanitario? ¿no se debiera terminar con el pluriempleo? (otro factor de contagio de los que trabajan en varios lugares porque no les alcanza con lo que ganan en uno). (5)

Las PYMES, a diferencia de la UIA, reclamaron que las ART (Aseguradora de Riesgo de Trabajo) vuelvan a cubrir los días de aislamiento por el virus. Las ART los dejaron de reconocer desde el 31 de diciembre, fecha que caducó el decreto que declaraba la emergencia laboral. Dos actitudes distintas, la de las PYMES y la de la UIA. ¿A quién vamos a escuchar y responder? El mayor número de empleos en Argentina los generan las PYMES.

En el 2020 se homenajeaba a los trabajadores de la salud. Hoy, grupos minoritarios (muchos promovidos por los opositores de siempre) los golpean y culpan de lo que pasa. ¿Nos aprieta una pinza: la UIA y los golpeadores…?

Por lo tanto:

Es necesario tener al 100% de la población vacunada antes del otoño. La Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP han solicitado que la vacunación sea obligatoria.

Es necesario fortalecer las áreas de atención primaria y las unidades de terapia intensiva. A mayor crecimiento de contagios, la probabilidad indica que habrá más ocupación de camas. Es lo que ocurre en Europa.

Es necesario promover uso de barbijo, distanciamiento, ventilación y evitar las aglomeraciones innecesarias.

Todo eso no se logrará sin una intensa campaña para promover la movilización popular. No es hora de relajamientos. Ni de parecer sumisos a los poderosos de siempre y al FMI. No somos “mansitos”.

Escribía el español Miguel Hernández:

Los bueyes doblan la frente,

impotentemente mansa,

delante de los castigos:

los leones la levantan

y al mismo tiempo castigan

con su clamorosa zarpa.

No soy de un de pueblo de bueyes,

que soy de un pueblo que embargan

yacimientos de leones,

desfiladeros de águilas

y cordilleras de toros

con el orgullo en la asta.

Es hora de convocar voluntarios con retribución económica y contratar más personal de salud y mejorar sus condiciones de trabajo y salariales.

Es hora de que tengamos nuestras vacunas de patente nacional para no sufrir nuevos chantajes. Si hacen falta reactivos, fabriquémoslos nosotros. Movilicemos a las universidades y organismos de Ciencia y Técnica.

El peligro no ha pasado ni pasará si todos los pueblos y naciones no tienen acceso a las vacunas necesarias.

Hagamos posible lo necesario. Hagamos una epopeya.

 

Referencias bibliográficas

1.- Micucci, Horacio Alejandro. Reflexiones sobre la pandemia. Boletín Nº 74. Instituto de Estudios Nacionales Foro Patriótico y Popular. Enero de 2022. Disponible en https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=4181410915292534&id=100002709992456

2.- COVID 19. Glosario sobre brotes y epidemias. Un recurso para periodistas y comunicadores. OMS-OPS. [consultado:  13/1/2022] Disponible en https://www.paho.org/es/file/64120/download?token=M2lXE-K4

3.- ¿Cuál es la diferencia entre epidemia, endemia y pandemia? TELAM. [consultado:  13/1/2022] Disponible en https://www.telam.com.ar/notas/202003/439815-epidemia-pandemia-diferencias.html

4.- Micucci, Horacio Alejandro (2015-12-23). Estrategias de notificación bioquímica privada a los sistemas de vigilancia de la salud de la población (tesis doctoral). Universidad de Buenos Aires.  Facultad de Farmacia y Bioquímica. [consultado:  13/1/2022] Disponible en el Repositorio Digital Institucional de la Universidad de Buenos Aires:  http://repositoriouba.sisbi.uba.ar/gsdl/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=posgraafa&cl=CL1&d=HWA_1156

5.- Micucci, Horacio Alejandro. REPORTAJE. Los autotests y la lucha contra la pandemia. RADIO DEL PLATA. AM 1030. Programa DURO DE CALLAR. 10 DE ENERO DE 2022  https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=4203601469740145&id=100002709992456